jueves, 29 de mayo de 2014

La última selva mediterránea


Ruta de gran belleza por la vertiente suroriental del Parque Natural de los Alcornocales.  La parte de este recorrido que transcurre por los canutos y cabecera de los ríos está catalogada como zona de alta protección y es necesario solicitar previamente permiso en la oficina del Parque Natural.

No hay datos exactos sobre alturas, distancias, etc. He decidido prescindir de la tecnología.

CARACTERÍSTICAS
Zona Parque Natural del los Alcornocales (Cádiz)
Cerca de  Algeciras (Cádiz)
Distancia en mapas 15 - 20 Km aprox. (sin gps)
Tiempo 9 horas (paradas incluidas)
Trazado Lineal
Dificultad  Media - Alta
Permiso  Si. Es necesario solicitar autorización en la oficina del Parque.



La última selva mediterránea



Abajo a nuestra izquierda transcurre el tramo medio del río Guadalmesí. Al fondo tenemos vistas del Estrecho.

La última selva mediterránea



Haciendo uso del zoom vemos la torre de Guadalmesí, donde también desemboca el río del mismo nombre.

La última selva mediterránea



Por esta zona transcurre el sendero del río Guadalmesí, pero ya lo conocíamos y además llevaba poca agua, así que continuamos por la pista.

La última selva mediterránea



Nos adentramos en el alcornocal.

La última selva mediterránea



Los helechos en primavera están exuberantes.

La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



El río Guadalmesí, del árabe "río de las mujeres". Cuentan que se llamó así porque la población autóctona escondía a sus mujeres en el nacimiento del río para evitar que fuesen secuestradas por los piratas berberiscos y vendidas al otro lado del Estrecho como esclavas.

La última selva mediterránea



La flor del rododendro u hojaranzo.

La última selva mediterránea



Dejamos el alcornocal y ahora el bosque se transforma en un inmenso quejigal con sus típicas formas de candelabro, fruto de la poda para el carboneo décadas atrás.

La última selva mediterránea



En algunas zonas los helechos sobrepasan los dos metros de altura.

La última selva mediterránea




La última selva mediterránea



Dedalera o digital (Digitalis purpurea)

La última selva mediterránea



 Una roca "embalada".

La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



A este quejigo aun no le han brotado las hojas. La hiedra que lo ha colonizado le da este aspecto.

La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



Flores del ombligo de venus (umbilicus rupestris).

La última selva mediterránea



Calaguala, un helecho epífito.

La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



Aquí vimos los primeros ejemplares de la orquídea Serapia lingua.

La última selva mediterránea 



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



Otra orquídea: Orchis langei.

La última selva mediterránea



Los Llanos del Juncal. En sus inmediaciones y en distintas vertientes nacen los ríos Guadalmesí, Gandalar y de la Miel.

La última selva mediterránea



En la garganta del arroyo Gandalar hay un inmenso quejigal de quejigos enanos, representantes del llamado "bosque de niebla", característico de esta zona.

La última selva mediterránea



En el estrecho predominan los vientos del este (levante) y sureste. La escasa humedad que absorben a su paso por el mar Mediterráneo se condensa en las cumbres al ascender por las sierras, provocando nubes de estancamiento que determinan la presencia de nieblas espesas y persistentes llamadas localmente "barbas del levante", causantes de la altísima humedad que existe en el fondo de estos valles conocidos como "canutos".

Estas nieblas, principalmente veraniegas, conocidas como "barbas del levante", proporcionan una humedad ambiental en la estación seca contribuyendo a crear un microclima especial, de características similares al existente en las zonas subtropicales, que favorece el crecimiento de una vegetación selvática constituida por estos quejigos enanos, laurisilva, rododendros, avellanillos, laureles, durillos, acebos, helechos, etc. y que ha sido el origen del calificativo otorgado a los Alconocales: la última selva mediterránea.

La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



Subimos a la Sierra de Luna.

La última selva mediterránea



El último bosque mediterráneo.

La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



Vértice geodésico del pico Luna (786 m.).

La última selva mediterránea



Continuamos por la Sierra de Luna para enlazar con la Sierra del Bujeo, con el fin de llegar al Cerro del Algarrobo que aun muy lejano ya vemos al fondo.

La última selva mediterránea



Caminamos por la loma de la Sierra del Bujeo y ahora vemos toda el canuto del Río de la Miel con Algeciras y el Peñón de Gibraltar.

La última selva mediterránea



Al otro lado y mucho mas lejana se ve Tarifa y la Isla de las Palomas.

La última selva mediterránea



El Peñón del Fraile. Una roca que se ve desde cualquier parte del Algeciras.

La última selva mediterránea



Continuamos avanzando. A la izquierda Las Esclarecidas y a la derecha el Cerro del Algarrobo.

La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



Algeciras y las Marismas del río Palmones.

La última selva mediterránea




La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



Nos acercamos al Cerro del Algarrobo.

La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



Una mirada atrás.

La última selva mediterránea




La última selva mediterránea



Desde la cima del Cerro del Algarrobo (674 m.)

La última selva mediterránea



En la cima no había espacio y bajamos un poco para la foto de grupo.

La última selva mediterránea



La última selva mediterránea



Desde aquí tenemos las mejores vistas del Estrecho

La última selva mediterránea



Algeciras y el puerto.

La última selva mediterránea




La desembocadura del río Pícaro.

La última selva mediterránea



Jbel Musa

La última selva mediterránea



Descendemos del Algarrobo.

La última selva mediterránea



Hacia la carretera nacional donde dejamos algunos coches.

La última selva mediterránea



La planta insectívora Drosophyllum lusitanicum, conocida como atrapamoscas.

La última selva mediterránea






1 comentario :

  1. Que ruta más bonita Manuel, desde luego las fotografías son preciosas, todas, no quito ninguna, enhorabuena, espero y deseo que para la temporada que viene podamos preparar algo por ahí. Saludos para ti y para Ana de parte de Petra y Carlos.

    ResponderEliminar

Si tu comentario no aparece en 24 h, quizás no sea el lugar adecuado. En ese caso utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO


El blog de manuel © 2009
La propiedad intelectual de las fotos pertenecen al autor, si te interesa alguna solo tienes que pedirla.
Blog optimizado para 1450 pixeles de resolución