martes, 3 de enero de 2017

Calzada Medieval de Grazalema


De Grazalema y su entorno tenemos noticias desde épocas prehistóricas. Con las legiones de Escipión nació la villa de Lacilbula sobre el poblado céltico de Alexia, situada en un cortijo próximo a la actual población, siendo considerada tradicionalmente la antecesora de Grazalema.

Grazalema como tal, surge en época andalusí, aunque podría hundir sus raices hasta la época romana. Su origen se relaciona con el asentamiento por los contornos de pobladores de la tribu bereber de los Saddina. Con la invasión musulmana del siglo VIII, estas tierras serán pobladas por gentes de origen bereber, y con ellos adquirió el nombre de Raisa lami suli, "ciudad de los Banu al-Salim", locativo que pasó a ser Ben-Zulema, "hijo de Zulema", más tarde Gran Zulema y a su vez Grazalema.

El arqueólogo e historiador Alejandro Pérez Ordóñez, se refiere a la calzada de Grazalema como obra medieval, más que perteneciente a periodos anteriores, como la que conecta Ubrique, Benaocaz y Villaluenga con el yacimiento de Acinipo, en el término municipal de Ronda, que consiste en un tramo de la vía romana de Carteia (San Roque, Cádiz) a Astigi (Écija, Sevilla). La razón para ello es que no parece que existiese población en el emplazamiento de Grazalema en época preislámica, así como tampoco aparece referencia a esta vía en las guías de caminos de la Antigüedad (Itinerario de los Vasos de Vicarello, Itinerario de Antonino y Anónimo de Rávena). Esta calzada pudo construirse como un ramal desgajado de la vía principal Carteia-Astigi, para facilitar el acceso a la Grazalema medieval, que quedaba algo apartada de su trazado.

CARACTERÍSTICAS DE LA RUTA
Fecha Diciembre 2016
Pueblos cercanos Grazalema
Paraje, Parque... Parque Natural Sierra de Grazalema (Cádiz)
Comienzo Carretera A-372, km 51
Final En el núcleo urbano de Grazalema
Longitud aprox.540 m.


El recorrido comienza debajo de los Asomaderos junto a la carretera A-372, km 51, que de Grazalema se dirige hacia el Puerto de los Alamillos.

La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada también fue el camino tradicional para subir al emplazamiento de Grazalema, siempre fue el llamado Camino del Solar o Cañada Real de Ronda, que accede a la población por el Arrabal hasta llegar a la Puerta de la Villa.  Estos caminos eran el principal medio de comunicación entre los pueblos serranos y  hasta la aparición de las carreteras modernas, en el siglo XX, fueron mantenidas y reparadas periódicamente.

La Calzada Medieval de Grazalema



Al presentar la zona el mayor índice pluviómetro de la península, de trecho en trecho la calzada se encuentra atravesada perpendicularmente por una serie de aliviaderos transversales, trazados en diagonal siguiendo la pendiente, que permiten la evacuación de la abundante agua de lluvia. 

La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La calzada, construida con losas de piedra caliza, está delimitada en sus bordes por sendos encintados de piedras más grandes, dispuestas longitudinalmente, que configuran cunetas o regueras para evacuar las aguas pluviales.

La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



A nuestra derecha vemos el Peñón Gordo, Cresta del Gallo o Tajo de la Ermita.

La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



Llegamos al nucleo urbano actual y final de la Calzada Medieval.

La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



El antiguo barrio nazarí.

La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval ascendía hasta el núcleo islámico original, en el actual Barrio Bajo, en torno a la Puerta de la Villa.

La Calzada Medieval de Grazalema



Se puede apreciar los restos de la muralla que delimitaba y defendía el pueblo, en especial uno de sus torres, situada junto a la entrada de la calzada medieval, y que hoy en día se encuentra embutida en una de las casas del pueblo.

La Calzada Medieval de Grazalema


La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Puerta de la Villa no se ha conservado, pero "hoy existe un entramado de pasadizos en recodo que testimonian su presencia pasada. Se trataría de una entrada con dos alternativas de acceso, al modo de la Puerta de las Armas de la Alhambra. Al transeúnte se plantearían dos opciones, derecha o izquierda, para acceder a la población. Hacia la derecha, el arco da paso directamente a una estrecha callejuela que, tras dos recodos, confluye en la actual calle principal. Hacia la izquierda se planteaba un recodo que, tras un alargado pasadizo, nos hace ingresar en la actual plaza de los Asomaderos".
(Texto de Alejandro Pérez Ordóñez. Sierra de Cádiz andalusí: Arquitectura y urbanismo islámicos en la frontera occidental del Reino de Granada).


La Calzada Medieval de Grazalema



Muy cerca está el Mirador Los Asomaderos.

La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La calzada.

La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



La Calzada Medieval de Grazalema



En el blog "Raices de Grazalema", hay un artículo publicado por el investigador Diego Martínez Salas (D.E.P.) que nos da su versión sobre el posible carácter romano de la calzada:

Hacia el sur de Lacilbula, la vía romana atravesaba la ribera del Gaidovar, la Manga de Villaluenga y Benaocaz, hasta llegar a Ocurri (Ubrique), donde conectaba con la vía que llevaba a Carteia en la actual bahía de Algeciras, utilizando una ruta que probablemente existiera con anterioridad a la llegada de los romanos a la península por tratarse de un pasillo natural que comunicaba los valles del río Guadiario y Guadalete, uniendo el campo de Gibraltar, con la Sierra y la Alta Andalucía.

Del paso de esta vía por el término municipal de Grazalema, en la ribera del Gaidovar se conserva parte de su trazado, varios puentes, alguna alcantarilla, y trazas de posibles conducciones de agua, etc.

Si observamos estas vías, veremos que su trazado, materiales, anchura y desniveles, no coinciden con los cánones que se nos han transmitido de las calzadas romanas por la lectura de los libros de Vitrubio y que las idealizan como caminos rectos, de escaso desnivel, firme plano y de una anchura suficiente para permitir el paso de carruajes. Esta discordancia hizo que durante muchos años estas vías fuesen consideradas como medievales, pues su uso continuado hasta bien entrado el Siglo XX, hizo que fueran objeto de continuas reparaciones en la Edad Media y Moderna, lo que pudo alterar su configuración originaria.

No podía admitirse a nivel teórico una vía romana, que en algunos de sus tramos llegase a tener tan solo 1.5 metros como de hecho ocurre con la vía presuntamente medieval existente en la salida de Grazalema. Estos prejuicios, olvidaban el carácter eminentemente práctico de los romanos, que se adaptaban al terreno, y a los materiales existentes a la hora de construir sus vías. La necesidad siempre impone su razón y si era necesario llegar a un lugar de difícil acceso con mucho desnivel, estrechez e incluso sin pavimentar, igualmente se construía la vía, aunque esta no permitiese el uso de carruajes. Pensar lo contrario, no solo va en contra de la realidad histórica sino que resulta absurdo, pues transforma el método constructivo en un fin en sí mismo.

Ante este panorama, la asignación del carácter romano de los viejos caminos medievales existentes en la Sierra, ha venido determinada modernamente por la adscripción romana de las poblaciones a las que la vía servía de comunicación. Así la vía entre Ocurri y Lacilbula sería romana, mientras que la vía que une el caserío de Grazalema con la anterior en la ribera del Gaidovar, a través del Cortijo Viña Candil a tan solo 1.5 Km de Grazalema sería medieval por no ser su caserío romano.

Pero si observamos el asentamiento de la actual Grazalema dominando el valle del nacimiento del río Guadalete, sobre una amplia meseta en las estribaciones de la Sierra del Pinar; resulta más que lógico pensar que dicho territorio del ager de Lacilbula fuese objeto de explotación agrícola y ganadera por alguna Villa, que allí se asentara, cuyos propietarios acometiesen el acondicionamiento de una calzada que conectase su explotación con la vía Lacilbula-Ocurri. La inexistencia de excavaciones no ayuda a investigar esta hipótesis, pero la aparición de un posible miliario en la finca Villa Candil a las afueras de Grazalema, durante las obra de consolidación de la calzada durante el año 2001, romaniza el trazado del ramal que se dirige directamente a la actual Grazalema.

A favor de esta tesis contribuye igualmente la evidencia en el casco urbano de la reutilización como material de acarreo de un par de columnas romanas y algunos sillares monumentales, así como la presencia de varias fuentes que presentan una serie de caras esculpidas que suelen adjudicarse al periodo Visigodo, pero que por sus rasgos arcaicos próximos a otras producciones prerromanas podrían deberse a artistas indígenas al servicio de la Villa, hecho constatado abundantemente en toda la península.

Finalmente el carácter romano de la actual Grazalema parece confirmarse por algunas fuentes árabes como las Crónicas de Ar-Rand-Al Mitar, que al hablar del traslado de la capital de la cora desde la ciudad de Kalsana a Saddina (Grazalema) expresaba que se trataba de una: “… ciudad muy antigua en la que subsisten ruinas protegidas por rampas naturales y muy fortificada, de modo que resulta difícil para cualquier ejército atacarla o sitiarla. Tiene aguas corrientes procedentes de fuentes abundantes, que se vierten en un torrente que acciona molinos…”


Ortofoto con el trazado de la Calzada:

La Calzada Medieval de Grazalema



Mapa de la Calzada (en rojo):

La Calzada Medieval de Grazalema




*****************

Existen otros tramos por estas sierras, algunos inéditos, de vías o calzadas empedradas. En la próxima entrada mostraré la que forma parte esta foto, poco conocida y que posiblemente esté relacionada con la que acabo de relatar. 




************



3 comentarios :

  1. Estuvimos este verano. ¡Precioso Grazalema! Preciosa la Sierra en general y los pueblos que visitamos. ¡Nos encantó! Dejamos muchos frentes abiertos para volver.

    ResponderEliminar
  2. SALUDOS: MANUEL HOY QUE HA TOCADO RUTITA LIGERA PUES MERECE LA PENA, TAMBIEN TIENE SU ENCANTO POR ESO BELLOS PARAJES QUE GUARDA EL P.N. SIERRA DE GRAZALEMA....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Julio, pronto estaremos al pié del cañón. Toca quemar los polvorones.

      Eliminar

Si tu comentario no aparece en 24 h, quizás no sea el lugar adecuado. En ese caso utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO


El blog de manuel © 2009
La propiedad intelectual de las fotos pertenecen al autor, si te interesa alguna solo tienes que pedirla.
Blog optimizado para 1450 pixeles de resolución