martes, 22 de agosto de 2017

Sendero Salina La Esperanza


El recorrido de este pequeño sendero nos muestra uno de los paisajes más característicos de la actividad económica tradicional de la bahía de Cádiz hasta mediados del siglo veinte: las salinas, actividad bien integrada en su entorno y fundamento de las políticas actuales de gestión, en las que el aprovechamiento económico y la conservación se dan la mano. Pasarelas y zonas de descanso con bancos permiten el acceso a personas con discapacidad reducida, facilitando el acercamiento y el conocimiento al parque natural.

CARACTERÍSTICAS DE LA RUTA
Pueblos cercanos Puerto Real (Cádiz)
Paraje, Parque... Parque Natural Bahía de Cádiz (Puerto Real)
Comienzo Entrada Salina la Esperanza
Final En el punto de inicio
Distancia aprox.1.400 metros
Dificultad  Baja
Trazado Circular


Este sendero, accesible para todos los públicos, se inicia en el aparcamiento localizado junto a la portada de acceso a la salina de La Esperanza, al otro lado del tramo de carretera que pasa junto al Barrio Jarana (Puerto Real). Se llega a través del sendero Puerto Real - San Fernando que transcurre paralelo a la vía del tren. Está prohibida la circulación de vehículos con motor, así que debemos andar o pedalear como mínimo 1,5 km para llegar hasta aquí.

El sendero Salina de la Esperanza formaba parte de nuestro recorrido en bici MTB Bahía de Cádiz: Puerto de Santa María - Puerto Real - San Fernando - Cádiz

Sendero Salina La Esperanza



El cultivo de la sal encontró en estas costas las condiciones más favorables para la creación de una industria que, a pesar de la crisis del sector, aún hoy sigue presente. El ingenio se basa en la conducción del agua salada por diferentes canales en los que por insolación se obtiene la sal. Desde los caños, el agua es almacenada en el estero, y de éste, mediante compuertas y por efectos de la gravedad, irá pasando por diferentes balsas cada vez de menor profundidad: lucios, vueltas de periquillo, vueltas de retenida y, finalmente, cristalizadores, donde el agua teñida de rosa por la concentración de organismos que sirven de alimentos a numerosas aves, se evapora y la sal precipita.

Extraída la sal, sólo queda secarla en grandes explanadas conocidas como saleros, que tan abundantes y característicos fueron en estas costas hasta fechas recientes.

Las salinas fueron explotadas tradicionalmente por diferentes civilizaciones desde la antigüedad, dados los abundantes recursos que proporcionaban. Uno de ellos, la sal, resultó imprescindible en la dieta humana y para la conservación de alimentos hasta su crisis a mediados del siglo veinte, debido en gran parte a la difusión de sistemas de refrigeración.

Actualmente, la imagen del paisaje salinero constituido por montones de sal secándose al sol casi ha desaparecido, manteniéndose sólo en sistemas de explotaciones más industrializadas. Sin embargo, otro recurso, la acuicultura, encuentra en ellas las mejores condiciones para su actividad.

Sendero Salina La Esperanza



La salina fue restaurada y puesta en valor recientemente para el uso público, educativo, biológico y económico.



Las Salinas de La Esperanza abarcan una superficie de 369.000 m2 en pleno Parque Natural Bahía de Cádiz. Fue otorgada en concesión a la Universidad de Cádiz, para la ejecución del proyecto de “Gestión Integrada Sostenible de Salinas de las salinas de La Esperanza”, incluyendo entre otras actividades la explotación de sal artesanal, explotación de flor de sal, actividades de educación ambiental y ecoturismo, y actividades de investigación y conservación de la biodiversidad.

La Universidad de realizó una inversión inicial de 96.416,82 euros destinados a la rehabilitación parcial de la casa salinera y a la restauración de la Salina. Asimismo, mediante la dotación 80.000 euros procedentes del Premio Soñadores, promovido y financiado por Loterías del Estado y National Geographic, y otorgado en 2011 a dos alumnos de la Universidad de Cádiz , se han desarrollado diversas acciones de recuperación de distintas infraestructuras de las salinas y de divulgación y difusión de los valores educativos de la marisma salinera. Por otra parte, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha invertido 484.414,03 en la ejecución de un importante proyecto de regeneracion ambiental de las salinas de La Esperanza que finalizó en septiembre de 2012.

Estas actuaciónes han permitido la regeneración funcional de las salinas de la Esperanza, mediante su restauración hidrológica, reforzamiento de las vueltas afuera, reparación de compuertas, reconstrucción de cristalizadores de Esperanza Chica y limpieza de tajos y restauración de Esperanza Grande, así como la recuperación del patrimonio etnográfico presente en las mismas. La suma de estas inversiones ha superado los 600.000 euros.

A partir de su restauración, se han llevado a cabo proyecto de investigación centrados en la aplicación de energías renovables en acuicultura o la producción de nuevas especies de macrófitos. También se han realizado numerosos talleres destinados a la difusión del paisaje y cultura salineras tanto con escolares como con adultos y ha sido objeto de visitas tanto por alumnos nacionales como internacionales como muestra de un ejemplo de gestión sostenible de una actividad tradicional.

Actualmente el mantenimiento ecológico de las Salinas Nuestra Señora de La Esperanza se licita a empresas comprometidas con el medio ambiente, permitiéndoles la explotación artesanal de la sal y la puesta en valor de los recursos del Patrimonio Natural y Cultural de los espacios salineros para usos turísticos y educativos.

Sendero Salina La Esperanza



El comienzo del sendero está situado a la izquierda de la entrada principal.

Sendero Salina La Esperanza



A la izquierda del sendero vemos la casa salinera San José del Pinar.

Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



A la derecha tenemos la vuelta de retenida o canal de retenida, que transcurre por el perímetro de la salina. Con la vuelta de periquillo forma un laberinto de canales estrechos y poco profundos que hacen circular lentamente el agua procedente del estero o zona de almacenamiento. Su función es la de producir su calentamiento antes de entrar en la zona de cristalización.

Sendero Salina La Esperanza



A lo largo del paseo nos encontraremos con seis puntos de descanso y un mirador, desde los cuales podremos contemplar la vegetación típica salinera y las aves acuáticas que acuden aquí para alimentarse y reproducirse: correlimos, chorlitejos, agujas, zarapitos, gaviotas, garzas, entre otras, dada la importancia ecológica de esta zona húmeda y el papel fundamental que desempeña en el descanso y reproducción de aves limícolas.

Sendero Salina La Esperanza



En pleno mes de julio apetece un rato de sombra.

Sendero Salina La Esperanza



Este cartel nos ayuda a identificar gran parte de las numerosas especies que frecuentan este lugar atraídas por la riqueza de las aguas poco profundas en las que encuentran refugio y alimento. Entre ellas, las aves, con mecanismos precisos de adaptación a este medio, resultan las más visibles. Sus patas y picos responden a un diseño eficaz que les permite andar y excavar por estos terrenos fangosos, y filtrar el agua o capturar y triturar pequeños crustáceos que enriquecen sus dietas. La necesidad de conservación de estos humedales para su superviviencia hacen que estén considerados como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), y que se encuentren integrados en la Red NATURA 2000 y en la lista del Convenio Ramsar.

Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



Continuamos

Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



Durante el recorrido veremos los elementos característicos de la actividad salinera, como el cargadero de sal, vueltas, esteros, compuertas tradicionales que regulan la entrada y salida de agua a la salina, y la casa salinera.

Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



Esta es la entrada de agua del caño a la vuelta de retenida.

Sendero Salina La Esperanza



Llegamos a la casa salinera rehabilitada, lugar donde finaliza el sendero oficial.

Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



El aljibe era un elemento imprescindible para el necesario aprovisionamiento de agua potable. El uso de pozos no era viable debido a la inexistencia de una capa freática no salobre, por lo que solo quedaba la alternativa de la recogida de aguas pluviales. También debido a la salubridad de la tierra los aljibes se colocaban sobre el suelo y nunca subterráneo como los de ciudad. Lo más frecuente en las casas salineras es encontrarlos adosados a uno de los muros exteriores perimetrales y no en el interior de la estructura.

Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



En la vuelta de periquillo situada detrás de la casa se ha cristalizado la sal debido al estancamiento del agua, aunque este no es su lugar.

Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



De la casa salinera parte un camino que nos lleva hasta la puerta de salida que vemos al fondo.

Sendero Salina La Esperanza



A ambos lados del camino se encuentran las tajerías o cristalizadores donde se produce la evaporación y cristalización.

Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



La última vuelta de periquillo donde se produce el último calentamiento antes de pasar a las tajerías o cristalizadores. El color anaranjado o rojizo del agua se debe a la existencia del alga Dunaliella que es una gran productora de carotenoides, especialmente el beta-caroteno. 

Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



A través de estas pequeñas compuertas entra el agua de la vuelta de periquillo a las naves de cristalización.

Sendero Salina La Esperanza



Al otro lado del camino hay mas tajerías o cristalizadores.

Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



Junto a la entrada hay una gran explanada. 

Sendero Salina La Esperanza



Esta explanada es el lugar donde se depositaba la sal para su secado una vez recolectada de los cristalizadores. También vemos aquí el cargadero para los vehículos de transporte.





Fuera de la salina y a un lado del sendero Puerto Real - San Fernando vemos las ruinas de la antigua casa salinera San José del Pinar, otro patrimonio destinado a desaparecer.

Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza



Mapa de la ruta:

Sendero Salina La Esperanza



Sendero Salina La Esperanza










No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si tu comentario no aparece en 24 h, quizás no sea el lugar adecuado. En ese caso utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO


El blog de manuel © 2009
La propiedad intelectual de las fotos pertenecen al autor, si te interesa alguna solo tienes que pedirla.
Blog optimizado para 1450 pixeles de resolución